KÁRALOM, Actividades de Ocio y Turismo
Descripción

¿Cómo surgió Káralom?

Los ingredientes fueron mapas, pájaros y ganas de aventuras, así surgió esta empresa. El nombre proviene de un antiguo poblado celta, mencionado en los bronces de Botorrita.

Tras varias experiencias de trabajo con colegios y organizando variedad de eventos para difundir la naturaleza, fuimos formando esta empresa.

Durante el camino me he topado con muchas personas que han sido y siguen siendo partícipes de este proyecto. Si no fuera por ellas, Káralom no existiría como tal.

Han colaborado con sus manos, económicamente y en el desarrollo de las actividades.
A todas les une el amor por el territorio.

Así que podemos decir que nos dedicamos a mostrarte la naturaleza de esta tierra con mucho amor. Aquí puedes ver nuestra campaña del 2018 «Ayuda a la Fauna Marina» donde podrás conocer más detalles de nuestra historia.

¿Cómo trabajamos?

Básicamente, lo que hacemos es pasárnoslo bien. Nos toca currar, claro, pero el objetivo es que te que te diviertas en la naturaleza descubriendo algunos de sus secretos.

Salimos al campo y preparamos nuestras actividades, vamos a un ritmo lento, con prismáticos, telescopios, lupas, cámaras de fotos, libros, cuadernos y ¡mapas! ;-).

Entonces, tratamos de conocer lo mejor posible un lugar y, tras obtener mucha información, establecemos qué mola y qué no.

¿Y eso de las actividades náuticas?

Bueno, quizás te hayas preguntado por qué Káralom ofrece actividades náuticas.

En nuestra formación como Técnicos Deportivos, nos prepararon para trabajar como guías ecuestres, de BTT y senderismo y como monitores de vela ligera.

Toda la experiencia me encantó, pero el trabajo con los caballos fue maravilloso. Enriquecieron muchísimo mi personalidad y pensando en aquellos momentos me emociono.

Son unos animales increíbles. Los añoro.

Volviendo a la náutica, en mayo del 2008 comenzaron las clases de vela en el Mar de Aragón con la empresa Lake Caspe Aventura. Aún recuerdo los primeros mareos y sustos sobre el velero y la que liamos con un Walker mi compañero de penurias, Luis, y yo.

Lo de la vela me costó entenderlo. Como tenía tan grabada a fuego la navegación terrestre, mediante los rumbos Norte, Sur, Este y Oeste, no había manera de entender cómo el viento podía condicionar mis rumbos de navegación.

Así que tras aquellos comienzos náuticos en el Mar de Aragón, me tocó realizar las prácticas en el Club Náutico de Alcañiz, en el pantano de La Estanca.

Enseñando a un grupo de jóvenes grumetes fue cuando acabé de entender cómo tenía que controlar el viento para navegar y le cogí el gusto a la vela. Vamos, que desde entonces me encanta navegar a vela. Es emocionante.

A raíz de eso nos propusieron alquilar embarcaciones y ofrecer cursos de vela ligera, precisamente ahí, en La Estanca.

Características

Covid Free
Idiomas
Documentación de la zona
Calle de Empresas Noguera , 44588
Galería de fotos

Contacta con este establecimiento

Me gustan…

Todavía no tienes establecimientos favoritos que mostrar

Pin It on Pinterest