Tras una selección muy exquisita de variedades, como la Negral de Sabiñan, o la Empeltre, que se añade a la arbequina en proporciones conseguidas tras años de experiencia, se realiza la molienda mediante un proceso exclusivo y ancestral: “el Empiedro” consistente en 3 rulos de piedra de Granito girando sobre una solera del mismo material, que muelen lenta y artesanalmente las aceitunas. Este sistema, ya en extinción por su gran tamaño y alto coste de mantenimiento y fabricación, acompañado de las ultimas tecnologías en extracción extra virgen, sin presión y en frío, y con los máximos controles realizados en nuestro laboratorio, nos permite elaborar un aceite exclusivo, que después se decanta en pilas de cerámica, sin añadir ningún aditivo, y se embotella para unos pocos privilegiados.

Con este ancestral sistema de molienda, consigue un aceite con mas propiedades, sabor mas natural, pero a la vez mas suave al paladar, ya que a pesar de escachar la aceituna y romper el hueso, la rugosidad del granito impide romper una pepita existente en el interior del hueso, que no tiene aceite, pero si aporta mucho amargor. A la vez la forma de “pisar” hace que se extraigan de la piel de la aceituna multitud de aromas que por los métodos mas modernos no se sacan. Por último su trabajo es lento, evita las subidas de temperatura y las emulsiones tan perjudiciales para el aceite de gran calidad.

Con la mezcla de la tradición más sabia y la tecnología más avanzada, y el añadido del mimo, el respeto y el buen hacer de nuestros maestros almazareros, se obtiene el aceite de oliva Signum Naturalis de la Almazara de Mesones.

Si estás por la zona, llámanos, organizamos visitas a nuestra Almazara-Museo, catas, paseos por fincas de olivos milenarios, recolecta tus propias cerezas o disfruta viendo como obtenemos la miel de nuestras colmenas o como hacemos el vino artesanalmente.