Entrefrutales es una casa rural centenaria, recientemente restaurada, que aúna tradición y confort. Reposan en su bodega los mejores caldos y los frutos de la tierra son ofrecidos a los huéspedes sin intermediarios. Los anfitriones son gente leída, de trato afable, sonrisa pronta, conversación amena y escoscada en tocante a la higiene. Como diría Don Quijote, en esta casona el silencio, la tranquilidad y el descanso crean una atmósfera de sosiego para quienes escapan del fragor urbano. Sancho, amigo, si venir aquí fue un acierto, fidelizarse será prueba de sabiduría. Consta de tres plantas: la baja está reservada para sus dueños, la del medio tiene cuatro habitaciones dobles y otras dos la segunda planta, todas ellas con cuarto de baño completo y secador, jacuzzi en El Manzano, calefacción, aire acondicionado y TV. También hay una cocina completa por planta y terraza al aire libre de unos 70 m2. Un extenso patio empedrado, cuajado de plantas, con barbacoa y piscina. Bicis de montaña y una extensa Huerta con frutales, hortalizas y flores. Camas supletorias y cunas disponibles. Documentación amplia sobre la zona. WIFI gratuita. Idiomas: Inglés y Español. NO se admiten mascotas.