Este hotel rural y restaurante, situado una casa tradicional casa de labranza somontanesa rehabilitada en Huerta de Vero, cuenta con un ambiente tranquilo y acogedor, con 6 habitaciones confortables, restaurante con una capacidad de 50 personas y un comedor privado para 10 personas, con una exquisita oferta gastronómica y un servicio familiar.  “La selección de los mejores productos de nuestro territorio, y el trato cuidado en el entorno acogedor de una casa singular es nuestra apuesta para ofrecer un servicio de calidad, con el que invitamos a nuestro cliente a sumergirse en un mundo de sensaciones, sabores y placeres”.